• El estudio permitirá conocer los niveles de exposición a dioxinas, plaguicidas, bisfenoles y metales como mercurio, arsénico o plomo
  • Se tomarán alrededor de 600 muestras de sangre y orina de personas entre 18 y 65 años, representativas de la población valenciana 

La Fundació per al Foment de la Investigació Sanitària i Biomèdica de la Comunitat Valenciana (FISABIO) y la Asociación Empresarial de Servicios de Prevención Ajenos de la Comunitat Valenciana (SERPRECOVA) han firmado un convenio de colaboración de tres años de duración para el desarrollo de un proyecto de investigación, llamado BIOVAL-Adultos, para la exposición de la población adulta de la Comunitat a contaminantes alimentarios y ambientales mediante la biomonotorización humana

Han estado presentes en la reunión de la firma del convenio José Antonio Manrique, director gerente de la Fundació Fisabio y Nuria Pastor, presidenta de SERPRECOVA.

El investigador principal del estudio, Vicent Yusà, responsable del Área de Seguridad Alimentaria de FISABIO, asegura que “la biomonitorización humana es una herramienta de gran utilidad para la protección de la salud, ya que proporciona información concreta sobre la exposición a sustancias químicas a través de muestras de sangre, orina, cabello, tejido adiposo, dientes, saliva, leche materna o uñas”. 

El proyecto de investigación, que se realiza en colaboración con la Dirección General de Salud Pública, pretende conocer los niveles de exposición de la población a contaminantes alimentarios como las dioxinas, plaguicidas, metales (mercurio, arsénico, plomo, cadmio,..), bisfenoles, hidrocarburos policíclicos aromáticos, etc. 

La técnica de biomonitoring permite medir la cantidad de contaminantes absorbidos por el cuerpo humano a través de las diferentes rutas de exposición, desde todas las fuentes de contaminación y tiene en cuenta tanto la variabilidad interindividual, como el metabolismo, las proporciones de excreción y el estilo de vida de cada persona.

Toma de muestras 

SERPRECOVA colaborará en la toma de muestras de sangre y orina de aquellos trabajadores que acuden a los servicios de prevención y que voluntariamente quieran participar en el estudio. 

Se tomarán alrededor de 600 muestras de personas entre 18 y 65 años, representativas de la población valenciana, que permitirán establecer valores de referencia para los diferentes biomarcadores y conocer los principales determinantes de la exposición a los contaminantes. 

“La colaboración de los servicios de prevención ajenos con el sistema público de salud, tanto en actividades médicas como de investigación, es un punto clave y necesario para la mejora y optimización de la gestión de vigilancia de la salud de las personas trabajadoras, y del propio sistema” destaca la Dra. Nuria Pastor, presidenta de SERPRECOVA.  

Exposición a contaminantes 

Aunque la mayoría de estos contaminantes pueden incorporarse al cuerpo humano a través de diferentes rutas (ingestión, inhalación, dérmica), el estudio se centra en las sustancias químicas de interés en seguridad alimentaria para que sirva como una nueva herramienta útil al Plan de Seguridad Alimentaria de la Comunitat Valenciana

Además, el grupo de investigación podrá evaluar los riesgos que suponen para la salud la exposición a estas sustancias y reflejar en sus conclusiones si los programas enfocados a la reducción de los contaminantes son efectivos o no.   

El Dr. Vicent Yusà indica que “la evaluación de la exposición a contaminantes mediante la biomonitorización humana está siendo impulsada por distintas agencias europeas, entre ellas la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) y la Autoridad Europea de Sustancias Químicas (ECHA). Además de posibilitar evaluar la eficacia de los programas de control y prevención, permite conocer la evolución temporal de la exposición, detectar grupos y zonas de riesgo, y establecer comparaciones internacionales. Es una herramienta imprescindible para orientar las políticas de salud pública en el ámbito de la exposición a sustancias químicas”. 

El Área de Seguridad Alimentaria de la Fundación FISABIO viene realizando investigaciones centradas en la evaluación del riesgo derivado de la exposición a contaminantes alimentarios.  

Estas investigaciones han permitido la puesta en marcha de la Plataforma Analítica para la Investigación del Exposoma con una inversión en equipos analíticos de 1,7 millones de euros, actuación cofinanciada por la Unión Europea a través del Programa Operativo del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) de la Comunidad Valenciana 2014-2020.